Crespo AL/215 Butaca

69,99 €

Al comprar este producto puede obtener hasta 69 Puntos. Su carro de compras totalizará 69 puntos que se puede convertir en un cupón de descuento de 3,45 €.

Impuestos incluidos Consulte color y stock.

¿Te apetece descansar después de un día duro de trabajo? Pues en esta magnífica butaca de aluminio y multifibra podrás relajarte un rato, sabiendo que gracias a su silueta anatómica, vas a estar tan cómodo como lo estarías en tu propia cama. La marca Crespo te da 5 años de garantía en todos sus productos y te asegura el 100% en la calidad de sus materiales. Plegable, ocupa muy poco espacio, es muy ligera y su limpieza es tan fácil como tan sólo pasarle un trapo húmedo. 

Cantidad

star_border star_border star_border star_border star_border
(0)

Esta butaca la tienes en dos colores básicos, gris oscuro y azul. Fabricada con aluminio de 25mm de diámetro en el tubo, es totalmente anatómica, es decir, se adapta a tu cuerpo. De respaldo alto, puedes apoyar toda la espalda y la cabeza. Tiene 7 posiciones que te dan un mayor confort. Además, las patas delanteras están situadas un poco retraídas, pensando para cuanto te levantes, no tropieces con ellas. Es una detalle más que te dan una gran seguridad. Sus medidas son de 115x64x62 cm abierta, y 107x64x9 plegada. Pesa sólo 3'25kg y tiene una resistencia de peso de 110kg. Los usuarios que ya las conocen les dan un promedio de vida útil de 10-15 años, y en caso de alguna incidencia, el fabricante se hace cargo de la reparación.  

AL-215

Comentarios Todos los comentarios

Escribe tu valoración

Crespo AL/215 Butaca

Crespo AL/215 Butaca

¿Te apetece descansar después de un día duro de trabajo? Pues en esta magnífica butaca de aluminio y multifibra podrás relajarte un rato, sabiendo que gracias a su silueta anatómica, vas a estar tan cómodo como lo estarías en tu propia cama. La marca Crespo te da 5 años de garantía en todos sus productos y te asegura el 100% en la calidad de sus materiales. Plegable, ocupa muy poco espacio, es muy ligera y su limpieza es tan fácil como tan sólo pasarle un trapo húmedo.